Composición y estructura de la dentina

Standard

Histología de la dentina

La dentina es un tejido mineralizado del diente, rodeado por el esmalte en la zona de la corona y por el cemento en la zona radicular, que delimita una cavidad —la cámara pulpar y los conductos radiculares— donde se encuentra el tejido pulpar.

La dentina tiene un espesor variable que depende del diente y de la localización; oscila entre 1 y 3 mm y varía du­rante toda la vida del individuo debido a su formación conti­nua por condiciones fisiológicas y patológicas. Su color, blanco amarillento, depende del grado de mineralización, de la edad, del estado del tejido pulpar y de determinados pig­mentos. Presenta menos translucidez, dureza y radioopacidad que el esmalte, y es elástica y permeable.

Composición

La dentina está compuesta por un 70 % de materia inor­gánica, un 18 % de materia orgánica y un 12 % de agua. La materia inorgánica está constituida preferentemente por cristales de hidroxiapatita de menor tamaño que los del es­malte, mientras que la materia orgánica está compuesta de colágeno tipo I (90 % de la matriz) y de proteínas similares a las del hueso.

Estructura

La dentina está constituida por una serie de túbulos dentinarios que la atraviesan y por una matriz o dentina intertu­bular.

Túbulos dentinarios. Son estructuras cilíndricas, hue­cas, que se extienden desde la pulpa hasta el límite amelodentinario, delimitadas por la dentina peritubular, muy mineralizada, que tiene un espesor variable de 400 µm a la altura de la dentina circumpulpar y de 750 µm a la del man­to. Los túbulos tienen un trayecto en «S» itálica que se cono­ce como curvatuivs priinarias o mayores, de convexidad coronaria en la corona; en la raíz la curvatura es menos pro­nunciada y de convexidad apical, mientras que en el ápice los túbulos suelen ser rectos. Además, en todo su trayecto los túbulos presentan curvaturas secundarias o menores cada 12 pm, debidas al desplazamiento en espiral de los dentinoblastos en sentido centrípeto al formar la dentina.

El número y el diámetro de los túbulos son variables y de­penden del nivel. En la dentina circumpulpar hay unos 60.000 por milímetro cuadrado, con un diámetro de 4 pm, mientras que en la dentina superficial, próxima al límite amelodentinario hay unos 15.000 por milímetro cuadrado y tienen un diámetro de 1,7 µm. Los túbulos muestran mimificaciones colateinles o túbulos secundarios que contactan unos con otros, bifurcándose en sus extremos en la dentina superficial o en el manto.

En el interior de los túbulos existen las prolongaciones de los dentinublastos o prolongaciones de Tomes; entre el cito­plasma celular y la pared del túbulo queda un espacio —el es­pacio perídentinoblástico— en el que se observa el fluido dentinario o linfa, así como fibras nerviosas amielínicas, fi­bras colágenas y algunos cristales de hidroxiapatita. Las prolongaciones dentinoblásticas emiten prolongaciones la­terales que, a través de los túbulos secundarios, contactan con las prolongaciones de los túbulos adyacentes.

Dentina intertubular. Menos mineralizada, está cons­tituida por una trama tridimensional de fibras colágenas so­bre las que se depositan los cristales de hidroxiapatita

Otros elementos estructurales. En la dentina tam­bién se pueden observar líneas incrementales o de creci­miento: mayores, o líneas de contorno de Owen, y meno­res, o lineas de von Ebner.

Preferentemente en la dentina intertubular coronaria se observan áreas irregulares, menos mineralizadas, donde los calcoforitos no se fusionan; son la dentina interglobular o líneas de Czertnack.

En la periferia de la dentina radicular se observa una zona oscura —la capa granulosa de Tomes— que en medio de la dentina intertubular muestra unos espacios que pueden ser cortes de túbulos dentinarios que en esta zona muestren una disposición distinta.

composición y estructura de la dentina

Dentina circumpulpar: túbulos dentinarios.

Leave a Reply